02-08-2012
Canales
Portada

  • Abogado de Sonda Luis Felipe Hubner: "El Registro Civil ha incurrido en un abuso de posición dominante"

    La firma chilena reclamó ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia por la forma en que el organismo público llevó el proceso de licitación para las nuevas cédulas de identidad y pasaportes. Sonda busca dejar sin efecto el contrato que adjudicó el trabajo a la empresa Morpho.
    • Disminuir Texto
    • Aumentar Texto

    La millonaria licitación del Registro Civil para las nuevas cédulas de identidad y pasaportes está lejos de ser un capítulo cerrado. Están por cumplirse cinco años  desde que el organismo estatal llamara a concurso público para entregar a un tercero la elaboración de estos documentos. El proceso ha sido largo, quizás demasiado si se compara con el rápido avance de la tecnología.  

    El año pasado y en medio de una serie de juicios pendientes en el Tribunal de Compras, el Registro Civil adjudicó el negocio  -estimado en US$400 millones- a la francesa Morpho, único oferente que quedó en carrera luego de que en el camino fueran descartándose a los demás competidores por razones técnicas y administrativas. 

    Tras el examen de legalidad y de toma de razón por parte de la Contraloría, este año entró en vigencia el contrato suscrito entre el Servicio de Registro Civil e Identificación y Morpho.

    “Fue la licitación tecnológica más grande de la historia de Chile y su resultado afecta directamente a los más de 17 millones de chilenos. Hubo siete oferentes, pero seis de ellos fueron excluidos “, recuerda el abogado de Sonda, Luis Felipe Huber, quien presentó un requerimiento ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), solicitando dejar sin efecto la adjudicación a la empresa francesa y el contrato; así como la aplicación de multas por las conductas que -según la firma que controla Andrés Navarro- infringirían la libre competencia. 

    ¿Cuáles sus argumentos para demandar al Registro Civil ante el TDLC?
    Hubo una actitud permanente de parte del organismo de alterar la libre competencia, que es consustancial a un proceso de licitación. El Registro Civil ha incurrido en un abuso de posición dominante a través de diversas actuaciones: excluye de forma ilegítima a los oferentes; genera una situación de privilegio de un oferente respecto de otro, y tiene conductas arbitrarias que generan otras distorsiones.

    ¿Qué los motivó a presentar su caso ante el tribunal?
    El Tribunal de Defensa de la Libre Competencia puede hacer una evaluación de contexto más amplia y universal de los hechos y cómo éstos demuestran una actitud sistemática por parte del Registro Civil que altera las normas elementales de la libre competencia. 

    En su demanda objetan a Morpho y argumentan que su boleta de garantía no era a la vista, pero la empresa asegura que sí lo es. 
    Si la boleta es a la vista tú vas y la cobras sólo con presentarla, sin tener que dar razones, como un cheque abierto. Pero la boleta de Morpho no es a la vista porque establecía como requisito mencionar razones; había condiciones que hacían que no fuera a la vista. Consideramos que el Registro Civil se negó en forma permanente a hacer este análisis y les adjudica igual, con la agravante que ya habían excluido a cuatro oferentes por problemas en su boleta de garantía. Estamos haciéndole ver al TDLC que hay irregularidades  tan graves que no son sólo administrativas, sino que reflejan una infracción permanente a la libre competencia. 

    ¿En su opinión, cómo debió actuar el Registro Civil?
    Al haber durado más de cuatro años el proceso, y al haberse excluido a todos los oferentes, salvo a uno, lo que procede legalmente es haber declarado desierta la licitación y que se hubiera llamado a una nueva. Con esto -utilizando tecnología y precios actuales-, el Estado podía haberse ahorrado más de US$100 millones que finalmente los pagarán los usuarios finales.

    Se ha denunciado una serie de irregularidades, algunas con sentencia, otras pendientes.
    Sonda demandó en un juicio por no haber informado el tiempo de procesamiento de unas fotos. Éstas las rechazaba el sistema computacional, pero el Registro Civil, en vez de repetir la prueba que podía hacerse de acuerdo a las bases, excluyó a Sonda. Ganamos ese juicio y el mes recién pasado fue confirmado por la Corte de Apelaciones. Ahí hubo una arbitrariedad. También Morpho demandó por la primera adjudicación a Indra, donde se reclaman irregularidades tanto de la adjudicación a Indra como de las evaluaciones y de las comisiones técnicas. Particularmente ese juicio el Registro Civil lo perdió con costas, lo que es bastante humillante porque quiere decir que ni siquiera hay un motivo plausible para litigar. 

    En la segunda exclusión, en 2011, el argumento del Registro Civil fue que Sonda no acreditó la experiencia necesaria ¿Cómo se defienden?
    Es increíble. Sonda ha sido el operador de la emisión de pasaportes y cédulas del Registro Civil en los últimos nueve años y, además, lleva como socio a Cogent Systems, que es la empresa americana con mayor prestigio a nivel mundial en sistemas biométricos. Era un absurdo que dijeran que no teníamos experiencia. Además, se incurrió en un desacato al Tribunal de Compras Públicas, que había dicho que lo que correspondía era evaluar las ofertas técnicas y no volver a la etapa de presentación de antecedentes que había terminado hace dos años. 

    ¿Cree que haya influido en el proceso el hecho de que el director del Registro Civil, Rodrigo Durán, haya trabajado en Multicaja, empresa socia de Sonda? ¿Quizá para que no se dijera que los benefició?
    Creo que no. Antes de Rodrigo Durán el Registro Civil ya había manifestado una política arbitraria. En la demanda que pusimos ante el TDLC decimos que ha habido varios perjudicado:, también fueron excluidos Bundesdrukerei y Sice por una circunstancia arbitraria. Ellos no renovaron la boleta de garantía, pero no la renovaron cuando el proceso estuvo suspendido durante un año por el propio Tribunal de Compras. Entonces, no podía darse lugar a ningún acto que implicara darle curso a la licitación. Después de que terminó la suspensión, el Registro Civil las excluye por eso, lo cual fue absurdo y atípico. Lo lógico es que a lo menos se hubiera advertido.

    ¿Qué juicios están pendientes en el Tribunal de Compras?
    El juicio donde demandamos el haber sido excluidos arbitrariamente por no haber acreditado la experiencia, lo que nos resulta irónico. También la demanda contra la adjudicación de Morpho y contra las evaluaciones. Además, tenemos recursos de queja en la Corte de Apelaciones por la boleta de garantía de Morpho, porque el Tribunal de Compras no ha querido tramitar la irregularidad.

    ¿Podría verse afectada la toma de razón de la Contraloría?
    Si un tribunal dice que la adjudicación fue nula, la toma de razón también lo sería. La Contraloría simplemente revisa si el contrato se ajusta o no. Si el TDLC dice que se atentó contra la libre competencia, tiene la facultad de dejar sin efecto un contrato.